Enfermedad de Alzheimer y cuidados paliativos

La enfermedad de Alzheimer es un tipo de demencia. Demencia significa que una persona tiene dificultades con la memoria, el juicio y el razonamiento. Esto puede significar no reconocer su entorno o las personas que le son familiares, o no poder encontrar las palabras correctas o realizar ciertas tareas. El mayor factor de riesgo para la enfermedad de Alzheimer es la edad, pero las personas menores de sesenta años también pueden desarrollar la enfermedad.

Enfrentar la enfermedad de Alzheimer es muy estresante tanto para el paciente como para los familiares. No hay cura para la enfermedad, y los pacientes necesitarán más atención y apoyo a medida que pase el tiempo.

Síntomas y tratamiento de la enfermedad de Alzheimer: cómo pueden ayudar los cuidados paliativos

La atención paliativa (que se pronuncia «pal-lee-uh-tiv») es atención médica especializada para personas que enfrentan enfermedades graves como la enfermedad de Alzheimer. El objetivo es mejorar la calidad de vida tanto para usted como para su familia. Puede recibir cuidados paliativos a cualquier edad y en cualquier etapa de su enfermedad. También puede tenerlo junto con un tratamiento curativo.

Los cuidados paliativos son brindados por un equipo especialmente capacitado de médicos, enfermeras, trabajadores sociales y otros especialistas en cuidados paliativos que trabajan junto con sus otros médicos para brindarle una capa adicional de apoyo.

La participación de un equipo de cuidados paliativos puede ser útil de varias maneras. Los cuidados paliativos ayudan a tratar algunos de los síntomas de la enfermedad de Alzheimer, como la depresión, la ansiedad y la dificultad para dormir. El equipo también puede enseñarle a usted y a su familia sobre lo que podría desencadenar algunos de los síntomas de comportamiento y cómo evitarlos.

Una de las principales técnicas utilizadas para planificar su cuidado diario es mantener una rutina. Otros incluyen ejercicio físico y terapia de memoria, que lo ayudan a usar su cerebro. Un ambiente tranquilo y silencioso, una iluminación adecuada para disminuir las sombras y buenos hábitos de sueño también pueden ayudar.

Si tiene otros problemas médicos, como enfermedades cardíacas, pulmonares o afecciones dolorosas, los cuidados paliativos pueden aliviar los síntomas, incluidos el dolor y el estrés, que pueden causar.

Los cuidados paliativos pueden iniciarse en cualquier momento después del diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer, pero cuanto antes mejor, porque un equipo de cuidados paliativos puede trabajar como parte de su estructura de apoyo desde el principio. El equipo ayuda a controlar sus síntomas, pero los miembros del equipo también se centran en conversaciones sobre sus objetivos, preocupaciones y opciones de tratamiento. Le ayudan a analizar lo que es importante para usted, cómo y dónde desea que lo atiendan y qué nivel de atención desearía en el futuro.

A medida que la enfermedad progresa, los cuidados paliativos pueden ayudar a su familia a medida que planean cuidarlo, ya sea en su hogar, en un centro de asistencia o en un hogar de ancianos. Mantenerlo a salvo es fundamental. El equipo puede brindarle orientación a su familia y ayudarlos a enfrentar estas preocupaciones y, más tarde, a tomar decisiones sobre dificultades de alimentación, infección, hospitalización y el mejor lugar para que lo atiendan.

Puede recibir cuidados paliativos en el hospital, la clínica ambulatoria y, a veces, en el hogar. Aunque la enfermedad de Alzheimer es difícil, cuando se trata de cuidados paliativos, se alivia parte de la carga y se logra la mejor calidad de vida.

Cómo obtener cuidados paliativos

Si usted o un ser querido necesita cuidados paliativos, pídale una referencia a su médico.

Encontrar un equipo de cuidados paliativos en su área es fácil. Simplemente vaya a http://www.cuidadoresdepersonasmayores.es/ para obtener una lista de estado por estado.